SITIO WEB OFICIAL

Entrega garantizada en 3 horas

te confirmamos la entrega por sms

Siempre llegamos a tiempo

también sábados, domingos y festivos

Precios económicos

arreglos florales desde 65 euros

gladiolos principal

Gladiolos: características y cuidados

Tabla de contenidos

Los gladiolos son una de las flores más bonitas y espectaculares que hay. Por este motivo, cada vez son más las personas que quieren cultivarlos en sus casas y jardines. Si no sabes por dónde empezar, en este artículo te contamos todas las características de los gladiolos y los cuidados que debes seguir para mantenerlos fuertes y sanos. ¡Vamos allá!

¿Qué características tienen los gladiolos?

Para empezar, antes de contarte cuáles son los cuidados que debes llevar a cabo con los gladiolos, veamos sus principales características. Se trata de una planta bulbosa que puede ser de muchos colores diferentes y que florecen de verano a otoño. No obstante, en climas templados pueden florecer durante todo el año.

En cuanto a su origen, provienen del área mediterránea europea, Asia, África tropical y Sudáfrica, pudiendo encontrarse tanto en exteriores como interiores. Hablando de su altura, pueden alcanzar los dos metros de altura, por lo que no es difícil verlas a distancia. Asimismo, debido a su belleza, son muy usados en ramos y arreglos florales.

Además, una de las principales características de los gladiolos es que pueden variar su color en función de la especie de la que se trate. Por ejemplo, el Gladiolus communis puede ser rosa o morado, mientras que el Gladiolus calianthus son blancos y el Gladiolus gregarius son violetas. Incluso a veces se pueden encontrar gladiolos rojos o azules, así que la variedad cromática entre la que puedes elegir es muy amplia.

Para terminar con las características de los gladiolos, veamos algunos grupos en los que se suelen clasificar:

  • Gladiolos híbridos de flor grande: sus flores son de unos 14 centímetros, por lo que son ideales para decoración.
  • Gladiolos híbridos mariposa: tienen flores pequeñas en el tallo y sus colores son muy vivos.
  • Gladiolos primulinus: tienen flores muy pequeñas en el tallo y dispuestas de forma irregular.
  • Gladiolos silvestres: es una mezcla de diferentes especies silvestres.

En definitiva, los gladiolos son flores muy bonitas y que se caracterizan por su gran variedad de colores y formas. En el siguiente apartado te contamos cómo debes cuidarlos.

¿Cómo se deben cuidar los gladiolos?

Ahora que ya sabes qué son los gladiolos y cuáles son sus principales características, vamos a enseñarte cómo se deben cuidar para que se mantengan en las mejores condiciones posibles. En primer lugar, son flores a las que les viene muy bien la exposición al sol. De hecho, cuanta más luz reciban, más intensos serán los colores en su floración, así que procura colocarlos en un lugar muy luminoso. Eso sí, ten en cuenta que su temperatura ideal está entre los 10 y los 25 ⁰C, así que deberás tener cuidado en el caso de que vivas en una zona calurosa.

Hablando del riego de los gladiolos, al principio debe ser muy abundante, luego debes reducirlo y, en cuanto aparezcan los primeros brotes, tendrás que incrementar de nuevo la cantidad de agua. En cualquier caso, cuando decimos riego abundante nos referimos a mantener el sustrato húmedo, pero nunca encharcado. En cuanto los brotes tengan una altura aproximada de 15 centímetros, tendrás que abonar la planta una vez cada tres semanas.

Además, para plantar su bulbo la mejor época es el principio de la primavera o el principio del verano si quieres que su floración acabe más tarde. Hablando del suelo, debe estar bien drenado y ser rico en hummus. Asimismo, con el fin de evitar los hongos, es muy recomendable echar un producto fungicida.

Hablando de la forma de plantarlos, lo ideal es una profundidad de unos 8 centímetros y el compost debe ser rico en materia orgánica en el caso de que se plante en una maceta. Por otro lado, si plantas los gladiolos en el jardín, debes dejar un espacio de unos 30 centímetros entre hilera e hilera.

Por último, siempre viene bien estar pendiente de posibles plagas que puedan sufrir los gladiolos. Las más frecuentes en este tipo de flores son la virosis, la roya, el botritis, los pulgones y los trips.

En definitiva, los gladiolos son flores relativamente fáciles de cuidar, pero es cierto que debes seguir los consejos que te damos en este artículo para que crezcan sanas y fuertes. Cuéntanos, ¿alguna vez has tenido gladiolos en casa? ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¡Te leemos en los comentarios!

Enviamos flores a cualquier tanatorio de España ¡Consúltanos!